viernes, 14 de octubre de 2011

KARMA, causa y efecto

Hay una gran verdad en la vida cuando hablamos de nuestro karma que es la causa y efecto, en palabras más sencillas todo lo que haces en la vida ya sea bueno o malo te es devuelto, es por esa razón que siempre hay que actuar con cordura, con justicia, con amor, sin soberbias porque a medida que das cosas buenas a las personas, ellas querrán estar cerca cerca de ti, no alejes a tus amigos o familia con malas acciones pues ello sólo traerá desolación a tu vida. Lo que das recibes…



Lo que das recibes.
Cuando alguien destaca por encima de ti:
Hay mucha diferencia entre admirar y ser un ser egoísta.
A veces hay personas que destacan por encima de los demás, incluso quienes provocan simpatía y buenos sentimientos. Si lo tomas bien, estas personas podrían motivarte a ser mejor.
De lo contrario si el hecho de que a esa persona le vaya mejor que a ti sólo te provoca celos y envidia, toda esa mala energía que proyectas se puede volver contra tu persona.


Mejor sería imitar las cosas buenas que observas, las que le hacen ser diferente y destacar.Tratar de imitar lo bueno de los demás no es malo, todo lo bueno lo podemos utilizar para nuestro bien, si te abres a ese mundo de posibilidades seguro que tu vida será mucho más feliz y placentera.


La personas que triunfan:
Cuando veas a una persona que es una triunfadora, que todo lo que emprende le va bien, piensa que ha sido una persona buena que ha repartidos sus bendiciones.
Si no das,
lo que recibes se pudre
y no le sirve a nadie.
.

Reparte tu sabiduría, tus experiencias, alguien puede estar necesitando de ti, se una buena persona, se correcta, y deja que pase tu vida de forma tranquila y serena. Habrás actuado bien.
Todo en la vida tiene su tiempo:
Todo lo que hacemos ya sea bueno o malo, aquí mismo lo veremos de vuelta hacia nosotros. Se una buena persona, haz cosas por los demás, no trates mal a nadie aunque se lo merezca; así tu corazón albergará sólo buenos sentimientos y podrás caminar por la vida alegre y sin prisas porque has actuado como un buen ser humano.



Sólo los buenos sentimientos deberían vivir en tu interior.
No tengas cabida en tú corazón para el egoísmo, los celos o la envidia. Eso es un gran desgaste para nosotros mismos y con eso jamás lograremos alcanzar una buena actitud frente a la vida.La mejor competencia es con una misma, tratando cada día de ser mejores a modo que podamos dar lo mejor a todos los que nos rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios